•  Se pronuncia por reformas legales que garanticen su representación, sostien el director del albergue, Sergio Luna Cuatlapantzi

Arturo POPÓCATL Tras criticar que la voz y el voto de personas tlaxcaltecas migrantes en la próxima legislatura local continuará como un tema pendiente, el director del albergue “La Sagrada Familia de Apizaco”, Sergio Luna Cuatlapantzi, se pronunció por reformas legales que garanticen la representación real de grupos históricamente subrepresentados en Tlaxcala y el país.
“Creo que toda acción afirmativa tiene su relevancia en el sentido que puede generar condiciones para un mayor acceso a los derechos de sectores que han tenido más limitaciones para la participación política y ciudadana, sin embargo, creo que si bien nuestra legislación nacional o estatal ha avanzado en reconocer a determinados grupos, todavía existen pendientes legales por atender”.
Uno de ellos, dijo, es que la voz y el voto de los tlaxcaltecas migrantes en la próxima legislatura local seguirá como tema pendiente, pese a que las remesas que envían impulsan la economía local y permiten que muchas familias puedan seguir adelante.
Luna Cuatlapantzi reconoció que ha sido reconocido el derecho de los sectores más vulnerables para ocupar cargos políticos, pero matizó cuando dijo que ahora el gran pendiente está “en precisar los criterios, procedimientos y demás condiciones jurídico-legales que permitan la real participación y promoción de esos sectores”.
El activista lamentó que la próxima Legislatura local no haya sido integrada con al menos un diputado migrante, a pesar de que “siempre se ha considerado a los migrantes como una parte importante porque más del diez por ciento de la población tlaxcalteca vive fuera del país y las remesas que envían tienen un impacto significativo en la economía estatal y familiar”.
En ese sentido, consideró aún faltan “mecanismos efectivos y claros para promover la participación del sector migrante”, para lo cual se requiere que “las instituciones generen los candados y los procedimientos que aseguren el acceso real y verdadero de las poblaciones de estos grupos para que, en efecto, puedan acceder a esas participaciones y a esa representación”.